Tarjeta ciudadana y sus servicios

Con la tarjeta ciudadana se podrá utilizar en la bicicleta, las piscinas o las bibliotecas

Tarjeta ciudadana

Los ciudadanos que no estén censados en Zaragoza pagarán más caros los servicios públicos. Y es que para acceder a esas ventajas es necesario tener la Tarjeta Ciudadana. Lo que significa que hay que estar empadronado en la ciudad. Además, se amplía el uso de este documento a otros servicios municipales, como la bicicleta, el transporte urbano, las piscinas o las bibliotecas.

Su implantación se hará de forma progresiva, y el objetivo es que a finales de año, 200.000 personas tengan esta tarjeta. En los últimos meses, se están registrando 2.500 solicitudes semanales.

Hay dos modalidades de tarjeta a las que los zaragozanos de todas las edades pueden acceder y se subdividen en dos tipos de abono de servicios municipales.

La Tarjeta Ciudadana general está destinada a toda la población zaragozana, pero se exceptúan a los jubilados mayores de 65 años, a los que se les reserva la tarjeta oro o de mayores.

Las dos modalidades permiten el abono de servicios municipales. Por lo tanto, se respetará en todo caso cualquier bonificación del usuario, en forma prepago y en forma de pago aplazado o pospago.

Add Comment